viernes, marzo 23, 2007

De proposiciones indecentes

Un tema muy manido y en boga ya hace algunos años (en 1993 cuando apareció aquella no poco polémica película en la que Robert Redford y Demi Moore compartían papeles protagonistas junto a Woody Harrelson), es y ha sido siempre el de las proposiciones indecentes.

A ver, supongamos que uno se va de turismo rural con dos o tres parejas más, y cuando los temas más banales empiezan a aburrir siempre hay alguien que salta con un condicional seguido de una interrogación o pregunta, algo así como “… y si os ofrecieran una cantidad inmensa de dinero porque se acostaran con tu pareja, ¿aceptaríais?”, al principio todos los ahí presentes se miran y nadie responde, hay un silencio hasta que alguien (normalmente el mismo que ha realizado la pregunta) alegremente saltaría con la típica afirmación “pues yo sí”, y aquí es donde empezaría lo bueno, se abriría la veda para hacer cábalas y a ver el precio por el que cada uno aceptaría esa proposición, vaya, como si fuera tan fácil que un “Robert Redford” cualquiera te ofreciera una cuantiosa cantidad de dinero simplemente por una cena y un pequeño revolcón.

Ni que decir que recibir este tipo de proposiciones es el sueño de cualquier mujer y hombre con más de 10 o 15 años de casados, pero esa es otra historia, aunque eso si, la cosa cambia cuando las parejas son más jóvenes, cuando la rutina y los años no han hecho mella en la pareja, en ese caso las cantidades económicas que se barajarían serían astronómicas, vaya, una cantidad absurda de dinero pero al final siempre se podría poner una cantidad a esa noche, una cifra y es que, no nos engañemos, todos tenemos un precio, porque sí, resulta fácil decir que “no, yo jamás aceptaría una cantidad de dinero”, pero lo cierto es que cuando la conversación se va intensificando, cuando todo parece ponerse más serio y ya miras a esa persona a los ojos y le dices “pero, ¿ni por cien mil millones de euros?”, ves como el iris de tu cuestionado pasa de ser redondo (o con forma de corazón) a tener forma de euro, con todos los países europeos incluidos, “pero”, dices, “¿te imaginas que luego tu chica te dijera que le ha gustado más como se lo ha hecho él a como se lo haces tú?”, en ese momento su iris deja de tener forma de euro y observas como una llama se enciende en él, y no precisamente de amor…

A mi me gustaría estar en el lugar del “Robert Redford” de turno, no por físico, que también, sino por eso de poder hacer esa proposición, pero mi proposición no sería para con la chica de la pareja, no, yo le propondría una cantidad de dinero, llamémosla X mil millones de euros, para pasar esa noche “fantástica” con el chico de la pareja, vaya, tener un acto homosexual, ¿porqué? Pues muy fácil, porque una vez acabada la negociación (y me consta que al final todo tiene su arreglo económico) lo tendría mucho más fácil para ofrecer la mitad, pero por tener un acto heterosexual con la mujer.

Nunca me han ofrecido una cantidad de dinero por algo así, en realidad tampoco la he ofrecido, aunque este último caso seguro que ha podido llegar a estar más cerca que el primero, por lo menos yo conozco a hombres que ofrecen dinero por ello, pero no nos desviemos del tema, y es que yo lo tengo claro, yo lo negociaría pero por supuesto, siempre con mi pareja y una vez con el dinero en el bolsillo ya me buscaría psicólogos y/o psiquiatras, si es que estos fueran necesarios, y si no, siempre podría hacer una cosa, contratar a un par de asesinos a sueldo para que mi suicidio fuera uno de alto nivel. ¡Adiós!

13 comentarios:

Xufi dijo...

Mmmmmmm supongo que la última palabra la tendría el o la que tubiese que hacer el encuentro chechual, así que daría mi opinión y punto no le daría mas vueltas. Que tiene el riesgo a perder a la persona amada? Pues puede, pero bueno hay que darle emoción a la vida ¿o no?

Sr. Bateman dijo...

El sueño de las mujeres que llevan 10 o 15 años de casadas también me atrevería a decir.
La película es mala con avaricia.

www.astrauskas.tk dijo...

Creo que te equivocas suicida, no todos tenemos un precio, no que digo, no todos tienen un precio (yo si), muchas veces puedes obtener cosas asi pero no con una cantidad de dinero, hay mucha gente que hace cosas que no harian si fuese por dinero, mejor dicho todos tenemos un precio pero no necesariamente de dinero

Inés Perada dijo...

Mi querido Suicida...si están tres parejas en una aburrida casa rural, la proposición no sería esa...sería otra para mí más indecente que es la modernidad del intercambio de parejas...ahí sí que me declaro antigua.Los amigos nunca pueden mezclarse con el sexo.

Y es que yo creo que la inmensa mayoría de la gente aceptaría la de la peli, y no por 1 millón de euros, sino por mucho menos. Ahora, reconocerlo ya cuesta más, sobre todo si no pasamos de los 35 añitos(momentos críticos previos a la crisis de los 40).
El comentario sobre las parejas de 10 o 15 años está bien, pero también hay muuuuchos infieles desde el principio de la pareja o desde muchos menos años que esos...( mi provecta edad es un grado en experiencia, y no propia solo, sino en lo que veo alrededor)...

En realidad resumo todo este comentario en tres:
-todos tenemos un precio y no es tan caro como un millón de euros.
-eso no sería causa de divorcio ( no debería serlo si la pareja se quiere tanto como dice), al fin y al cabo, sólo es una noche de sexo por dinero
-todos somos infieles ( potenciales o reales)

Saluditos mi Suicida...por cierto, yo contigo no pongo precio...jejeje.

Jose dijo...

Me ha recordado a una conversacion que lei cierta vez, pensaba que era de Groucho, pero no la veo en la wikiquote, venia a ser algo asi:

-Señora, ¿pasaria usted la noche conmigo por 1 millon de dolares?
-Por supuesto!!
-¿Y por 100 dolares?
-Me parece que me ha tomado por lo que no soy...
-Lo que usted es ha quedado claro, solo queda acordar el precio.


;)

MLorena dijo...

jaaaaaaaaaaaaaaajajajajajaja... la pobre demi..no sabia que ondas pero yo me quedaba con los DOS!!........

besitossssssssssssssss

cucoalmeria dijo...

Todo en la vida tiene un precio, las personas tambien, un saludo y felicidades por el blog, me ha gustado.
http://cucoalmeria.net

Cago en tó dijo...

No termino de entender esa estrategia para bajar el precio... ¿Primero te acostarías con el marido para poder ofrecer menos dinero para estar con la mujer?
No sé... Si fuera rico como Robert Redford en la película, creo que preferiría pagar en metálico (lo que hiciera falta) antes que pagar la mitad en dinero y la otra mitad con una relación homosexual.

ENSALADA-DE-CHOCOLATE dijo...

por cuanto has dicho? jajaj

Doctora Yvonne dijo...

hola, estuve pensando y bueno, mi precio por acostarme con robert redford es de 50 mil dólares, por menos no che! No tendré el lomazo de Demi Moore, pero soy simpática y tengo buena onda.
saludos!!!!

Doctor dijo...

Saludos del Doctor, Crítico insolente de Blogs

http://elburladordemitos.blogspot.com/

Actor Secundario Bob dijo...

Me mola este blog. El título es conmovedor.. Suicida en serie. JAJA, te sigo leyendo.

Saludos.

Enigmática dijo...

Creo que si me ofrecieran un millón de dólares pues lo haría, indudablemente que si, la que diga que no, es una mentirosa, ja ja ja.

Me encató el post, y la estrategia a la que llegarías para poder acostarte con la pareja de otra persona.

un abracito,