jueves, septiembre 07, 2006

De nuevo... Gran Hermano

Hoy empieza una nueva edición (la octava) de Gran Hermano, para ello podría escribir un nuevo post, pero me he dado una vuelta por el blog de Dammy y creo que le voy a coger prestado un viejo post, eso sí, me voy a permitir la licencia de cambiarlo y adaptarlo a mi blog, vaya como si lo hubiera escrito yo mismo, pero ssshhh, es un secreto.

Situación: Encendemos la tele y vemos a una chica con un flequillo de lo más "chic" (o no), gritando lindezas como "vete a la selva", "eres un cerdo" o "maricona". Cambio de escenario, ahora se ve un plató de televisión y en el gente perfectamente vestida y maquillada para la ocasión comentando que lo que ocurría es que esa chica que acabábamos de ver decía "verdades", que era "clara" y que lo que decía lo decía "a la cara". Por lo que parece, esto es lo que vende en la tele actual, eso y el sexo, pero eso es otro tema...

El otro día iba a limpiar mi perenne sucio coche y tras solicitar a una dependienta el cambio en monedas me espeta "no tengo cambio cerdo, anda y vete a la mierda", en un principio me quedé un poco atónito ante tal situación, pero en seguida y de camino hacia el coche me di cuenta de que no debía ofenderme, la chica que me atendió simplemente me dijo una verdad, clara y además a la cara, y es que mi coche la verdad daba asco, sí, en realidad era una auténtica mierda...

Pero me preocupa, yo que soy más tranquilo, que procuro no subir el tono de mis palabras y que bueno, no digo tantas "verdades", por lo menos no con ese talante, ¿qué será de mi en esta nueva sociedad de la tele-realidad? La "verdad", como rezaba una famosa serie, está ahí fuera y yo tengo miedo, mucho miedo de encontrármela...

Por favor, si algún señor de la tele lee esto comentarle que si quieren que salga alguien gritando, fuera de si y soltando todo lo que se le ocurra por la boca, me parece bien, esta en su derecho de hacerlo y yo en mi derecho de practicar el zapping, pero por favor, después no permitan que se diga que esa es una persona que va con la "verdad" por delante porque no le están haciendo ningún favor a nadie, bueno si, a los bolsillos de unos cuantos sí. Y es que en mi opinión esa es una persona que va, ante todo, con la mala educación por delante, luego el mensaje que contiene esa serie de gritos e improperios puede contener escondida una verdad, o no, pero hay maneras mejores de decir las "verdades".

Y como soy un suicida, por mucho que os pese, voy a hacer mi cometido, pero esperaré a esta noche a que empiece el Gran Hermano, entonces, tras la primera "verdad" que escuche dejaré caer la tele sobre mi para ser aplastado por la (tele) realidad. ¡Adiós!

6 comentarios:

Xufeta dijo...

Esto llevará a que los niños quieran ser de mayor concursantes de gran hermano.
Para ser el perfecto concursante es tener ceros y comportarse como un lelo así que niños si leeis esto sabed que es la profesión del fúturo.

sacris dijo...

Me parece un programa estúpido. No conocemos a nuestros vecinos y encambio si vemos como viven cuatro encerrados en una casa.

En fin, este mundo está loco.

El Zopilote con Cañon dijo...

Que mala mierda eso de la "reality tv", a mi que me importa la vida de X pendejos que se dan de la madre para ganar un puto concurso (big brother) asi como este asqueroso programa hay muchos mas...ya sea tv nacional o cable....

Pero ni modo lamentablemente asi es la situacion...en fin hay que suicidarse cuantas veces se pueda...

Muy buen blog, un saludo...

Jose dijo...

Yo cada vez veo menos la tele, que quieres que te diga, por lo que hay que ver!

En fin, lo que me extraña es que no te hayan hecho una propuesta para que entres en la casa y te suicides en directo...

elcuervo dijo...

"y que quieres ser de mayor?"

"concursante de gran hermano, por supuesto"

Verguenza les tendria que dar, creando idolos e intentando convertir a personas normales en ismaeles, anias, y jacintos...(si, yo tambien, desgraciadamente veia este programa...)

Pues nada, a suicidarse!!

Eulalia dijo...

Lo peor no son ellos, pobres bobitos muertosdehambre que si nadie les hiciera caso tendrían una vida insulsa, pero quizá digna: lo peor son los "periodistas" que se avienen.
Y la audiencia, que se siente mucho mejor a la hora de irse a dormir si antes han estado viendo cómo interrelacionan seres mucho más tontos que ellos.